FERIA DE AGROECOLOGÍA: VIVIR BIEN EN ARMONÍA CON LA MADRE TIERRA 24 DE ABRIL DE 2017

(Intervención de la Embajadora Nardi Suxo Iturry durante la inauguración de la Feria Agroecológica en Palacio de Naciones)

Jallalla hermanos y hermanas,

Excelencias,

Distiguido Sr. Celso de Carvalho, Jefe de la Oficina de la FAO en Ginebra

Hermanos de la Via Campesina

Distinguidos delegados e invitados presentes,

Es un honor poder compartir con ustedes la inauguración de este evento que hemos denominado Feria Agroecológica para Vivir Bien, en ocasión del Día Internacional de la Madre Tierra.

Para el Estado Plurinacional de Bolivia la celebración este evento es de suma importancia porque nos permite reflexionar sobre el origen estructural de las múltiples crisis que vive la humanidad, y nos invita a considerar paradigmas de convivencia alternativos que pongan en su centro a la cultura de la vida y de la paz con justicia social.

En Bolivia a la cabeza del Presidente Evo Morales, se está llevando adelante un proceso de cambio donde se busca revalorizar la sabiduría de nuestros pueblos indígenas y campesinos, para seguir el horizonte que denominamos Vivir Bien. En este paradigma el ser humano no es dueño de la naturaleza, sino constituye una pequeña parte del sistema viviente conformado por la comunidad indivisible e interdependiente de todos los seres vivos, que comparten un destino común, al cual denominamos Madre Tierra.

La Agroecología representa una manera muy concreta de poner en práctica esa relación armoniosa de los seres humanos entre nosotros y con el resto de los componentes de la Madre Tierra, ya que combina en la producción de alimentos los principios ecológicos con la equidad social y la preservación de las culturas y saberes locales.

La promoción de la Agroecología tiene gran relevancia para el trabajo de la comunidad internacional. También en Ginebra, donde se abordan asuntos relativos al comercio, las inversiones, la salud, el trabajo, el desarrollo sostenible y los derechos humanos, entre otros.

En particular, destacamos que la promoción de la agroecología es uno de los ejes del proyecto de Declaración sobre los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales, que viene negociando el grupo de trabajo intergubernamental, el cual tengo el honor de Presidir.

Esta Declaración busca promover una mayor protección de los derechos de los campesinos, incluyendo en particular a los pequeños agricultores, los trabajadores rurales, muchos de ellos migrantes, los sin tierra, los pequeños pescadores, pastores, recolectores y nómadas.

Hermanos y Hermanas,

Nos preocupa saber que el 75% de las personas que viven en extrema pobreza en el mundo son campesinos. Justamente aquel sector de la población que en los países en desarrollo proporcionan el 80% de los alimentos consumidos localmente.

Genera también consternación la creciente concentración de los sistemas alimentarios en manos de transnacionales y la especulación con los precios de los alimentos, entre otros problemas que aquejan a este sector vulnerable y poco protegido.

Como ha sido destacado por varios expertos que han emitido sus opiniones incluso en el seno de Naciones Unidas, la promoción de la agro-ecología en consonancia con el respeto de los derechos los pequeños productores campesinos ayudaría a la realización del derecho a la alimentación, la reducción de la pobreza rural, una mejor nutrición y la adaptación al cambio climático.

Por esa razón hemos querido traer a Naciones Unidas una pequeña muestra de la gran variedad, riqueza y abundancia de los productos de la agroecología que nos brinda la Madre Tierra, y de las tradiciones ancestrales tales como las ferias locales y el Aptaphi donde les invitamos a degustar los alimentos. Podrán también conocer y conversar con los hermanos campesinos y productores locales que nos acompañan, y finalmente a través de la exhibición fotográfica podrán conocer a los campesinos y a los frutos de la agroecología en Bolivia y en otras partes del mundo.

Quiero extender nuestro sincero agradecimiento a la Misión del Ecuador, a la oficina de la FAO en Ginebra, a UNITERRE, a la Via Campesina y a la oficina de asuntos culturales de Naciones Unidas por su valiosa contribución en la organización de este evento. Un saludo también a los hermanos del Ministerio de Medio Ambiente en Bolivia que nos han brindado su colaboración.

Ahora más que nunca se hace necesario promover la soberanía alimentaria de nuestros pueblos, para acabar con el hambre, con las desigualdades, y promover la armonía con la Madre Tierra, y tenemos la esperanza que este evento contribuya como una semilla para alcanzar juntos ese objetivo.

Jallalla hermanos y hermanas.

Jallalla la Madre Tierra

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*