192 Aniversario de la Independencia de Bolivia

6 de Agosto de 2017

192 Aniversario de la Independencia de Bolivia

 Jallalla hermanos, hermanas

 Agradecemos su asistencia y nos sentimos honrados por acompañarnos, hermanos embajadores, embajadoras

A los expertos, expertas que forman parte de los equipos de las Representaciones diplomáticas,

A la comunidad boliviana que siempre nos acompaña,

A la comunidad que no es boliviana, pero también siempre está con nosotros y los sentimos bolivianos, bolivianas.

El próximo 6 de agosto celebramos los bolivianos y bolivianas 192 años de la firma de nuestra Acta de Independencia

Nacemos como Estado, sobre la base territorial de la antigua Real Audiencia de Charcas o Alto Perú, con aproximadamente 2 millones de km² de extensión territorial, desde las costas marítimas del Pacífico, hasta la amazonia oriental.

La historia oficial, narra 15 años de batallas libertarias de los patriotas que nos conducen a la independencia, deben completarse con la historia profunda y larga, escrita para siempre por nuestros pueblos indígenas originarios, que se revelaron y resistieron ante la Colonia, defendieron sus recursos, sus tierras, pero sobre todo su libertad.

La Independencia no fue un estallido circunstancial, sino la culminación de un proceso con momentos pre-revolucionarios.

Nuestra historia de emancipación, debe ser narrada desde los levantamientos liderados por Túpac Katari, Túpac Amaru, Bartolina Sisa, todos apresados y ejecutados.

Esta lucha, también se disputó en la dimensión cultural, que estuvo dirigida a mantener vivo el patrimonio cultural, como por ejemplo con la hoja de coca, recordemos que se esgrimieron disposiciones dogmáticas contra la hoja de coca. Lo propio ocurrió con nuestra quinua, que fue denominada durante la Colonia “comida de los indios” así la llamaban a éste grano que constituyó el principal alimento diario para las culturas milenarias, en quechua se la llama “chisiya mama”, que en español significa “grano madre”.

Bolivia, vivió durante nuestra historia próxima, otro aciago ciclo de zagas propias del extractivismo trasnacional, ya no era la plata ni el oro. Al inicio del siglo XIX, territorio, rico en guano, salitre, bórax, cobre y plata nos fueron arrebatos por una invasión armada.

Escribe  Augusto Céspedes célebre autor boliviano “¿La diosa es de oro, es de plata o es de estaño?, es de la tierra, con 75% de estaño”, tras la etapa de despojo colonial se abre otra neo-colonial, primero el estaño y luego el petróleo.

A partir del año 2000, Bolivia, volvió a experimentar ciclos intensos de protestas en contra de las políticas públicas consecuentes del vestigio que dejó la teoría de los “programas de ajuste estructural” que beneficiaron fundamentalmente el hostil capital financiero externo, en desmedro de la población sobre todo obrera, campesina e indígena.

En toda la historia económica del país hasta 2005, (aproximadamente 180 años), Bolivia sólo acumuló Sus 1.714 millones en reservas internacionales. Desde el año 2006, con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario y Productivo, a partir de la nacionalización de los recursos naturales estratégicos, las reservas internacionales aumentaron casi ocho veces el valor de 2005, registrando 13 mil millones en el año 2015.

Éste Modelo Económico, surge de una nueva etapa de nuestra historia que se viene gestando a partir del primer presidente indígena y dirigente sindical, que logra el 54% de votación popular en 2005 y lleva adelante la Asamblea Constituyente para redactar un nuevo texto constitucional, mismo que fue sometido a referéndum en 2009 y fue aprobado con 61% de votos, siendo promulgada el mismo año dando nacimiento fundacional al Estado Plurinacional de Bolivia como un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural.

Los pisos de las estructuras gubernamentales, experimentaron agudos cambios.

Por ejemplo, en las elecciones generales de 2005, la última del periodo liberal, fueron electas 23 mujeres (1 senadora y 22 diputadas), lo que significa el 14% del entonces Parlamento Nacional; mientras que en las elecciones generales de 2014, bajo los términos de la nueva Constitución Política, fueron electas 82 mujeres, es decir el 49% de la actual Asamblea Legislativa Plurinacional, son mujeres. Porcentaje que ubicó a Bolivia como el segundo país del mundo con equidad de género en la Asamblea Legislativa.

Así también se logra reconocer 36 idiomas oficiales e instala como principios, valores y fines del Estado las nociones del suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble).

Por ellos sostenemos que se trata también de una revolución cultural.

Nuestra cultura nos imprime vitalidad y nos cohesiona como sociedad, por ello preservamos y la promovemos. Acá me permito expresar mi agradecimiento a Willy Claure, por su contribución al patrimonio cultural boliviano y cultor de la cueca tradicional boliviana, quién acepto compartir hoy su talento con nosotros.

Sobre la base de estos paradigmas se organiza el Modelo Económico Social Comunitario y Productivo, era necesaria esta narrativa de contexto para que se comprendan los fines de un proyecto político, económico, social, cultural, que lo denominamos “proceso de cambio” caminamos, nos transformados y nos fundamos todos los días desde el año 2006. Como todo caminante, siempre queda camino pendiente por andar y es también momento para auto-reflexionar la coherencia y la integridad política, filosófica de nuestro accionar como servidoras, servidores públicos de la patria.

Como resultado de la aplicación del Modelo Económico se lograron resultados inéditos en la erradicación de la pobreza a través de una redistribución de ingresos. La pobreza moderada era en 2005 del 61% y disminuyó 39% en 2016 y la pobreza extrema, que era de 38% en el año 2005, redujo a 18% en 2016. La meta del milenio de reducir la pobreza extrema en 2015 fue cumplida de manera anticipada el año 2011.

El crecimiento de la actividad económica del país, la política social y el mecanismo redistributivo, incidió en la reducción significativa de la desigualdad del ingreso, entre el 2005 y el 2016 el Índice Gini disminuyó de 0,60 a 0,46.

La mayor transferencia para el gasto social se realizó en el sector de educación, que representó el 46% del total de gasto para 2015, seguido de protección social con 35%, salud con 15%.

Me permtio compartir con ustedes, algunos hitos centrales de nuestros aportes a el sistema internacional.

El Estado Plurinacional de Bolivia impulsó el día Internacional de la Madre Tierra como una expresión utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, con el objetivo de  demostrar la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos, a la que llamamos nuestra Pachamama.

Después del solsticio de invierno la tierra se prepara para la siembra y es precisamente el mes de agosto cuando decimos, en los andes, en los valles, que tenemos que alimentar a la tierra para que ese alimento vuelva para todos y le ofrendamos flores, dulces, hojas de coca y agradecemos por su fertilidad ante el inicio de un nuevo ciclo agrícola. Éste es otro motivo por el que agosto es un mes importante.

Hermanos, hermanas…

Como estamos convencidos que nuestros pueblos andinos han protegido y preservado la quinua como alimento para generaciones presentes y futuras gracias a sus conocimientos tradicionales en armonía con la madre Tierra, se promovió el año 2013 para que sea declarado como el “Año Internacional de la Quinua” así contribuir a la reducción del hambre y la desnutrición del mundo con soberanía alimentaria.

De igual modo, fuimos parte de los esfuerzos ante Asamblea General de las Naciones Unidas para proclamar el 2019 como el Año Internacional de Idiomas Indígenas, que tiene como objetivo llamar la atención para preservarlos, revitalizarlos y promoverlos.

Por lo mismo, Bolivia participo activamente de la Resolución aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas para la  Promoción de servicios públicos inclusivos y responsables en pro del desarrollo sostenible, misma que reconoce que, que los pueblos indígenas y las comunidades locales contribuyen a mejorar la eficiencia, la eficacia y la transparencia de la administración pública y fueron tomados en cuenta lo principios tradicionales de los pueblos andinos, de ama suwa (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama qhilla (no seas perezoso).

El pasado 20 y 21 de junio de 2017, los movimientos sociales, y ciudadanos y ciudadanas del mundo, se reunieron en, Bolivia en torno de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal, evento en el que se escucharon testimonios de migrantes y refugiados, se debatió colectivamente desde la memoria histórica y la pluralidad de las identidades, dando lugar a una  Declaración ante los Estados y la Comunidad Internacional con relación a la crisis migratoria y nuestra Misión remitió a los diferentes órganos de derechos humanos con el objetivo de contribuir desde visiones alternativas con el Pacto Mundial para la Migración.

Nuestra responsabilidad con los pueblos del mundo, se materializa a través de lo que denominamos la Diplomacia de los Pueblos, que consiste en facilitar el diálogo para todos, promoviendo no sólo el relacionamiento entre Estados sino también entre pueblos. Por este motivo Bolivia reafirma su compromiso con el Proyecto de declaración sobre los derechos de los campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales y hace una invitación a los Estados a sumar sus esfuerzos para lograr un pronto consenso.

Por otro lado, ratificando nuestras responsabilidades ante los diferentes organismos multilaterales.

Nos permitimos comunicar, acá precisamente, en la sede del Organismo Mundial de Comercio que nos acoge en esta cita, que el Estado Plurinacional de Bolivia prepara delicadamente el Examen de Política Comercial que Bolivia a ser presentada ante éste organismo en noviembre de 2017.

A nivel de la región, nuestra vocación geográfica integradora nos llevó a firmar el Protocolo de adhesión al Mercado Común del Sur (MERCOSUR), con nuestro ingreso contribuimos a consolidar el proceso de integración de América del Sur, con base en el refuerzo mutuo y la convergencia de los distintos esfuerzos y mecanismo subregionales de integración. Asimismo se abren nuevos espacios para el comercio, la integración productiva y las inversiones.

“Bolivia es un Estado pacifista, que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo, a fin de contribuir al conocimiento mutuo, al desarrollo equitativo y a la promoción de la interculturalidad, con pleno respeto a la soberanía de los Estados.”

El Estado Plurinacional de Bolivia, consecuente con la cultura de paz y diálogo, impulsó la XIII Reunión del Comité de Fronteras para resolver problemas no solo de carácter fronterizo, sino también de otros ámbitos de la relación bilateral; en cuanto a la facilitación fronteriza, Bolivia y Chile se acordó mejorar los servicios de control fronterizo entre ambos países a fin de garantizar el funcionamiento del control integral.

Con ésta vocación de diálogo el 24 de abril de 2013, presentamos nuestra demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia para que ese alto tribunal de las Naciones Unidas determine negociar una salida soberana a las costas del Pacífico, sobre la base de los compromisos que realizó desde 1904. Al mismo tiempo, nuestro equipo jurídico boliviano trabaja con mayor rigor para responder a la demanda de Chile sobre nuestras aguas del Silala.

 

Finalizo, a tiempo de reiterar nuestro agradecimiento por su asistencia, en especial a un colectivo de profesionales bolivianos y bolivianas con los que tuve la ocasión de reunirme y por ello les agradezco y valoro su alta calificación, la carrera independiente,  persistente, íntegra que demuestran y que muestra a su vez la calidad humana del boliviano y boliviana en el exterior.

Me permito dar lectura a un fragmento que prologa nuestra Constitución:

“Dejamos en el pasado el Estado colonial, republicano y neoliberal. Asumimos el reto histórico de construir colectivamente el Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, que integra y articula los propósitos de avanzar hacia una Bolivia democrática, productiva, portadora e inspiradora de la paz, comprometida con el desarrollo integral y con la libre determinación de los pueblos.”

 

Jallalla hermanos y hermanas!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*