INTERVENCIÓN DURANTE LA REUNIÓN DE ALTO NIVEL SOBRE LA AGRICULTURA FAMILIAR Y DESARROLLO SOSTENIBLE EN EL MARCO DE LA COMUNIDAD DE PAÍSES DE LENGUA PORTUGUESA

Emb. Nardi Suxo Itrruy

Presidenta del Grupo de Trabajo para una Declaración de los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales

Lisboa, Portugal, 6 de febrero de 2018

 

Distinguido Ministro Luis Capoulas Santos,

Distinguidos Ministros de la Comunidad de Países de lengua Portuguesa,

Distinguidos representantes de países invitados, de organismos internacionales y de la sociedad civil,

Hermanas y Hermanos

Jallalla!

Deseo agradecer al Gobierno de Portugal y todos los organizadores por la invitación, me complace mucho poder participar en este importante evento.

  • El objetivo de la Declaración sobre los derechos de los campesinos y cuales son los próximos pasos del proceso para que las intenciones de los países proponentes se puedan materializar

El objetivo de la Declaración sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales es el reconocimiento internacional de la voluntad conjunta de proteger y promover los derechos de este sector tan importante para la alimentación en todo el mundo, el cual provee el 80% de los alimentos que consumimos.

Lastimosamente, la situación de los derechos de los campesinos en el mundo es muy preocupante. Hoy en día alrededor de 750 millones de campesinos son víctimas del hambre y la pobreza. Esta desigualdad es reforzada por el creciente acaparamiento de tierras. Se estima que el año 2016 más de 30 millones de hectáreas fueron acaparadas. En algunos países alrededor de 60 mil campesinos se han quitado la vida en las últimas dos décadas, desesperados por no poder cubrir sus deudas, muchas de ellas contraídas para pagar semillas transgénicas pertenecientes a unas pocas empresas transnacionales. Miles de campesinos son víctimas de represión, persecución y violencia en todo el mundo. Todos estos factores ponen en riesgo la soberanía alimentaria, es decir la capacidad de los pueblos a decidir sobre sus sistemas alimentarios.

Una Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos, es necesaria para garantizar el derecho a la alimentación en el mundo entero. Al reconocer y proteger los derechos fundamentales que necesitan los campesinos para ejercer una vida digna en las zonas rurales, se aseguraría la continuación de su rol fundamental para la alimentación de la humanidad.

Con relación al proceso, el grupo de trabajo intergubernamental ya ha celebrado cuatro sesiones anuales de negociación del proyecto de Declaración. La quinta sesión del grupo de trabajo se realizará del 9 al 13 de abril de este año en Ginebra. Durante esta sesión se negociará la versión revisada de la Declaración que he elaborado conforme al mandato que recibí, tratando de acomodar las diferentes posiciones y buscando lenguajes de compromiso que mantengan el objetivo de la Declaración. Esta versión revisada estará pronto disponible en los idiomas oficiales de naciones Unidas en la página web del grupo de trabajo. Les invito a todos a participar en esta sesión.

Si todos los países muestran compromiso con los derechos de los campesinos, tengo la esperanza de que, durante esta 5ta sesión, lograremos concluir la negociación del proyecto de Declaración. Si este es el caso, después de la sesión, este año presentaremos una resolución ante el Consejo de Derechos Humanos proponiendo la adopción de la Declaración, para lo cual necesitaremos la mayoría de votos de los miembros del Consejo.

Una vez adoptada la Declaración en el Consejo de Derechos Humanos, esta debe ser sometida para la consideración de la Asamblea General en Nueva York, posiblemente en Septiembre de 2018, donde también se necesita la mayoría de votos para su adopción. Por esta razón es muy importante el apoyo de todos los países, y confiamos que los hermanos países aquí presentes van apoyar este proceso.

  • La posibilidad de integrar el avance de una Declaración sobre los Derechos de los Campesinos en el plano de las actividades de la Década de la Agricultura Familiar

El Proyecto de Declaración tiene gran relevancia para la agricultura familiar ya que busca proteger y promover los derechos de los campesinos, de los pescadores, recolectores, pastores, y otras personas que trabajan en las zonas rurales, quienes realizan una actividad agrícola familiar, de pequeña escala. No podríamos hablar de proteger la agricultura familiar sin proteger a los protagonistas de la misma, nos referimos a los campesinos. Se trata por tanto de dos caras de la misma moneda.

Si bien la Declaración de derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales no generaría obligaciones vinculantes para los Estados, sí otorgaría visibilidad e impulso para políticas entorno a un objetivo común. En ese sentido la adopción de la Declaración permitiría integrar las políticas de promoción de la agricultura familiar con las políticas de protección de derechos humanos, generando mayor coherencia y sinergias.

Por ejemplo la protección de los derechos de los campesinos a la tierra, y al agua, contribuirían a la agricultura familiar y a los objetivos de desarrollo sostenible, porque la agricultura familiar proporciona más del 80% de los alimentos nutritivos y variados que consumimos, a pesar de que utiliza solamente el 30% de las tierras cultivables, y solamente el 30% del agua utilizada en agricultura.

Asimismo, protegiendo el derecho de los campesinos a sus semillas y a sus conocimientos tradicionales, se generarían grandes beneficios para la resiliencia al cambio climático. El manejo tradicional de semillas por parte de los campesinos ha contribuido a mantener la biodiversidad de más de 2 millones de variedades, las cuales serán vitales ante los crecientes eventos adversos ocasionados por el calentamiento global.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*